Échele Cabeza

Metanfetamina

marzo 6, 2016

Pilas con la Meta, no todo es como Breaking Bad

N-metil-1-fenilpropan-2-amina

La metanfetamina (Cristal o Crystal Meth, Crank o Ice, en USA) fue sintetizada en Japón, en 1919, tomando como modelo la molécula de anfetamina. Sin embargo, sólo comenzó a comercializarse en 1938 con el nombre de Methedrina. Originalmente se utilizaba en descongestivos nasales e inhaladores bronquiales.

maxresdefault-1

Es un polvo blanco o color hueso, cristalino, inodoro y de sabor muy amargo. También se puede encontrar en pastillas, cápsulas o cristales grandes.

Es importante indicar que en Colombia se denomina “Cristal” a los cristales de MDMA, y que dicha referencia nada tiene que ver con la metanfetamina.

En Colombia no se comercializa de forma significativa y su utilización más frecuente es como adulterante o sustancia suplantadora de otras SPA, específicamente del MDMA (éxtasis), ya sea en cristal o en tableta.

También se ha detectado su presencia en combinaciones de sustancias (cocaína, Ketamina y MDMA) que se han vendido a algunos usuarios como 2-CB.

Coloquialmente algunos usuarios suelen referirse a este tipo de tabletas de éxtasis adulteradas o suplantadas con metanfetamina (o anfetamina) como “anfetosas”. En el mismo sentido, se refieren como “anfetosos” a los secantes o “papelitos” de presunto LSD que vienen suplantados con otras sustancias. Sin embargo, es importante indicar que, de acuerdo a nuestros análisis de sustancias, en los secantes no se ha detectado la presencia de metanfetamina sino de otras sustancias de la familia de las feniletilamina psicodélicas, cuyos efectos y riesgos son marcadamente distintos.

cocineros-Albuquerque-metanfetamina-Walter-White_PLYIMA20140115_0041_9

Efectos

La metanfetamina es un potente estimulante del sistema nervioso central. Sus efectos son mucho más potentes que la anfetamina porque su estructura química atraviesa muy fácilmente la barrera hematoencefálica en el cerebro (se absorbe muy bien y rápido).

Puede consumirse por la vía esnifada u oral, aunque mediáticamente se ha visibilizado más la forma fumada o inyectada, estas vías suelen ser más riesgosas y pueden generar mayor propensión a la tolerancia y a la dependencia. Por vía nasal y fumada los efectos aparecen casi inmediatamente, mientras que si se consume oralmente los efectos tardan una media hora en aparecer. La metanfetamina tiene efectos más potentes que la anfetamina, por lo que su dosificación debería ser menor, comparado con esta o con la cocaína.

Los principales efectos son: sensación de bienestar, incremento en el nivel de alerta y en la capacidad de concentración, disminución de las sensaciones de cansancio, sueño y hambre, y dilatación pupilar.

Efectos negativos

Pueden presentarse efectos no deseados tales como: taquicardia, incremento del ritmo respiratorio y de la presión arterial, hipertermia, insomnio y “carramaneo”. Otros efectos secundarios son dolor de cabeza, boca seca, dificultades para orinar o para alcanzar la erección. Cuando su consumo es habitual y abusivo existe la posibilidad de que aparezcan episodios convulsivos y psicóticos, mucho más marcados y a menos dosis que con otros estimulantes como la anfetamina.

Riesgos y daños

Esnifar los cristales de metanfetamina puede ser mucho más nocivo para la mucosa nasal comparado con esnifar cocaína, por ejemplo.

Podría decirse que el efecto de la metanfetamina es una estimulación “cerebral” muy potente, comparado con el “embale” más físico de la cocaína. Por ejemplo, se siente mucho menos rigidez muscular pero una mayor ansiedad durante el “embale” con metanfetamina. Consumir al ritmo de otros estimulantes (como cocaína o anfetamina) puede generar fácilmente una sobredosificación, que se reflejará posteriormente en una ausencia de sueño que puede durar uno o varios días.

La intoxicación por metanfetamina puede producirse a partir de los 10mg. Una intoxicación grave puede estar acompañada de delirios, manías, autolesiones, hipertensión, taquicardia, arritmia, fiebre, convulsiones, coma y colapso circulatorio.

Es una sustancia cuyo consumo abusivo produce una rápida tolerancia (necesidad de incrementar la dosis para sentir el mismo efecto) y una fuerte dependencia física y psicológica.

Tiene diversas interacciones con otras sustancias:

No se recomienda combinar con otros estimulantes.

Puede encubrir los efectos de sustancias depresoras, lo que conllevaría a una sobredosificación y el incremento de efectos adversos de ambas sustancias.

Puede incrementar los efectos psicodélicos de algunas sustancias como el LSD, incrementando el riesgo de tener un mal viaje.

Interacciona con algunos medicamentos recetados para la hipertensión, tales como el grupo de los “IMAOs” (inhibidores de la monoaminaoxidasa). Se recomienda no consumir si se padece de hipertensión. Así mismo, algunos antidepresivos tricíclicos, el bicarbonato y las píldoras anticonceptivas podrían aumentar el efecto de la anfetamina y, por tanto, aumentar la probabilidad de reacción adversa (complicación cardíaca).

En principio, no se debería consumir una sustancia que resulta ser una suplantación de otra, en primer lugar, porque los efectos esperados de una sustancia pueden variar drásticamente, y porque los riesgos (a corto y largo plazo) asociados a una sustancia son particulares y pueden divergir bastante entre dos sustancias, incluso si sus efectos son similares.

Ten en cuenta que la anfetamina en Colombia se usa como adulterante, y que en las tabletas o cristales de MDMA que se suelen adulterar o suplantar, suele venir acompañada de otros adulterantes, tales como la cafeína y la anfetamina, y en ocasiones con cantidades reducidas de MDMA, con lo que tampoco se estaría consumiendo metanfetamina “pura”, sino una mezcla de sustancias estimulantes cuyos efectos podrían ser distintos, más intensos, y los riesgos, mayores.

Sin embargo, y si decide consumir este tipo de sustancia, recomendamos, en primer lugar, informarse profundamente y acceder al servicio de análisis de sustancias para verificar la identidad y composición de lo presuntamente adquirido.


 

El presente articulo así como sus versiones impresas se realizaron con la participación de: Vannesa Morris Coordinadora Echele Cabeza, Alejandra Martinez Comunicadora ATS, Julián Molina Quimico Farmacéutico Coordinador del Servicio de Análisis de Sustancias de Échele Cabeza, Cristian Gordillo Sistematización de datos de ATS, Simón Gutierrez diseñador web ATS, Sebastian Rubiano diseñador gráfico, ilustrador y fotógrafo Échele Cabeza. Todos los derechos reservados.


ALERTA POR UNA MUERTE Y SIETE CASOS DE SOBREDOSIS EN BOGOTÁ POR USO DE HEROÍNA “AFGANA” NBOMe
ALERTA POR UNA MUERTE Y SIETE CASOS DE SOBREDOSIS EN BOGOTÁ POR USO DE HEROÍNA “AFGANA”
NBOMe
Todos los derechos reservados | Acción Técnica Social- ATS l Échele Cabeza©2014
info@echelecabeza.com
Tel. 0312694506