RESULTADOS COCAÍNA
“Una raya más…
asegúrate a dónde vas”
Gato por nieve
¿QUEREMOS DROGAS DE CALIDAD?


 


Para tener en cuenta

Dieta psicoactiva

dieta (1)

La nutrición es una parte fundamental para reducir los riesgos y mitigar los daños asociados al uso de Sustancias Psicoactivas (SPA), por esa razón queremos ofrecerles una corta orientación sobre la alimentación antes durante y después de su consumo. Siga las orientaciones, comente, háganos saber cuál es su dieta y compártala con sus amistades.

Comunicado para usuarios/as (S.A.S)

immaa1

En primer lugar, queremos agradecer a todas las personas que se han acercado durante los eventos que hemos intervenido, así como a aquellas que visitaron nuestra sede para dejarnos sus muestras en las dos jornadas de recolección distrital que hemos organizado.

Alertas informativas

RESULTADOS COCAÍNA “Una raya más… asegúrate a dónde vas”

GENERALIDADES DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS POR EL SAS

Hemos realizado 20 eventos (desde el año 2013) con intervención del SAS. Así mismo se han realizado 4 jornadas de análisis (10 días en total, repartidos entre los meses de diciembre de 2013, febrero y julio de 2014). Se han recolectado  214 muestras (entre eventos y jornadas de análisis) que se pueden discriminar en 87 de cocaína (clorhidrato para inhalar), 48 de MDMA en tableta, 18 de MDMA en Cristal, 45 de LSD (cartón secante), 13 de marihuana, 1 de 2-CB, 1 de Heroína y 1 de Speed (clorhidrato de anfetamina). *Información usuarios: 73% hombres – Edades entre 18 y 40 años. 27% mujeres - Edades entre los 18 y 39 años. Datos  específicos para Cocaína: A las 87 muestras que aquí reportamos, se les han aplicado ensayos preliminares semicuantitativos en campo (Scott modificado Semicuantitativo). Para la detección de los adulterantes se usó cromatografía de capa fina (TLC) y se utilizaron 25 muestras de cocaína correspondientes a la 3° y 4° jornada de análisis.  A continuación  exponemos el código de las muestras de cocaína entregadas por los usuarios durante dichas jornadas así como la información relacionada a los resultados encontrados: La casilla de “número de sustancias detectadas” corresponde a la cantidad de sustancias totales cuya presencia se hizo evidente tras la aplicación del ensayo. La casilla correspondiente a “sustancias identificadas” corresponde a las sustancias, dentro de las detectadas, que pudimos establecer su identidad, es decir, de qué sustancia se trataba. De las 25 muestras 24 contenían Levamisol.  7 contenían anestésicos locales (procaína o benzocaína). 4 contenían fenacetina. 16 muestras revelaron otros adulterantes que a la fecha no hemos podido identificar: Grado de adulteración: (8 muestras) contenían 1 sólo adulterante. (6 muestras) contenían 2 adulterantes. (6 muestras) contenían 3 adulterantes. (5 muestras) contenían 4 adulterantes: Discusión de los Resultados Como hemos podido evidenciar a través de nuestro trabajo con el SAS, la cocaína es una de las sustancias más altamente adulteradas. Si se tiene en cuenta además que los rangos de presencia de cocaína en dichas muestras se encuentra mayoritariamente entre el 0% y el 50%, es evidente que el impacto en la salud en los usuarios de este tipo de muestras no solamente está influido por la cocaína en sí, sino que los adulterantes presentes tienen también una considerable influencia. Por ejemplo, consideremos la muestra CO45: En esta muestra encontramos a través del ensayo de Scott semicuantitativo que se tiene un contenido entre 0 y 25% de cocaína. Posteriormente, tras la aplicación de TLC se detectó la presencia de 4 sustancias dentro de las cuales se identificaron dos anestésicos locales (procaína y benzocaína), fenacetina y Levamisol. Si nos colocamos en el peor de los escenarios, se trataría de una muestra que tiene un contenido casi nulo o nulo de cocaína (pudiéndose tratar de un falso positivo en la prueba de Scott ya que no se identifica con TLC) en donde todo el impacto en la salud del usuario está relacionado a los adulterantes identificados y no a la cocaína.  Uno de los adulterantes más comunes es el Levamisol. Es un antiparasitario de uso veterinario. Se usa principalmente por su semejanza en la forma cristalina con la cocaína y porque en el organismo incrementa el metabolismo, simulando los efectos estimulantes. Cuando se administra durante periodos prolongados, puede dar lugar a la aparición de efectos adversos de tipo hematológico (principalmente agranulocitosis, trombocitopenia y neutropenia). Estos efectos se traducen a una “baja en defensas” en el usuario crónico que lo puede hacer más susceptible a diversos tipos de infecciones. Los consumidores habituales, los de fin de semana de cantidades elevadas, los usuarios por vía fumada (base, crack) de cocaína, podrían ser los grupos más expuestos al riesgo de desarrollar los efectos adversos descritos. La Fenacetina se suele añadir como adulterante para potenciar el sabor amargo de la cocaína y mejorar el aspecto, pues le da brillo que podría confundirse con la “escama de pescado”. La fenacetina es un analgésico y antipirético que fue reemplazado por el acetaminofén por su alta toxicidad en riñones e hígado. También se le ha atribuido propiedades cancerígenas. Si tenemos en cuenta que es habitual consumir cocaína para balancear los efectos del alcohol, dicha práctica, en muestras altamente adulteradas con fenacetina, podría potenciar los riesgos de un daño hepático. Los anestésicos locales identificados (procaína y benzocaína) están asociados a mayores riesgos cardiovasculares a dosis altas, e irritación de las mucosas. A continuación relacionamos una tabla en donde se describen los riesgos en salud que se ven potenciados en muestras de cocaína con los adulterantes identificados a la fecha: SPA Adulterante Identificado Observación Cocaína Levamisol Causa Neutropenia o agranulocitosis: baja las defensas del usuario exponiéndolo a infecciones. Trombocitopenia: aumenta el riesgo de sufrir hemorragias. Vasculitis: aumenta el riesgo de necrosis del tejido epitelial. Incrementa los riesgos cardiacos asociados a cocaína. Procaína Incrementa los riesgos cardiacos asociados a cocaína. Benzocaína Incrementa los riesgos cardiacos asociados a cocaína. Fenacetina Aumenta riesgos de toxicidad hepática especialmente combinado con alcohol. Conclusiones Es importante que los usuarios tengan en cuenta que el impacto en su salud no solamente se asocia al consumo de la SPA con la que buscan alterarse, sino que además deben tenerse en cuenta los efectos en el organismo de los adulterantes presentes. Así mismo, en una muestra en donde se encuentran varios adulterantes, el impacto y la toxicidad de la combinación de dichas sustancias en el organismo no pueden calcularse de forma independiente, sino que en la mayoría de las ocasiones la combinación de efectos se potencian o incrementan los riesgos asociados a unas y otras. A largo plazo resulta complejo tener claridad o prever el impacto en salud respecto a los efectos nocivos en el organismo de un usuario que consume dichas muestras adulteradas a este nivel. Para poder reconocer con claridad la composición de las diversas SPA que se mueven en la ciudad, necesitamos afinar las pruebas aplicadas a la fecha, así como aplicar análisis en equipos que nos permitan una mayor resolución (identificación) de sustancias, actividades que ya se están poniendo en marcha. Pero principalmente, necesitamos que los usurarios sigan apoyando el proyecto, entregándonos sus muestras. Finalmente, buscamos poder detectar a tiempo los cambios en la composición y la presencia de adulterantes que puedan tener un riesgo especial para la salud. En otras palabras, poder informarles a ustedes en tiempo real acerca de la realidad de la composición de la SPA que se consumen en Bogotá. Vilamala M.V, Caudevilla F, Vidal Giné C. Cocaína adulterada con levamisol: posibles implicaciones clínicas. Medicina clínica. Vol 136. Num 08. Marzo 2011.


ALERTA SOBRE LA DETECCIÓN DE CONSUMO INYECTADO EN ESPACIOS DE OCIO NOCTURNO

En las más recientes intervenciones de Échele Cabeza Cuando se dé en la Cabeza hemos detectado el consumo de sustancias vía inyectada, concretamente el consumo de heroína y ketamina por vía intravenosa. Ante estas circunstancias nos vemos en la necesidad de advertir sobre los riesgos asociados a esta forma de consumo. El consumo inyectado aumenta de manera muy considerable el riesgo de padecer una sobredosis. En este sentido recomendamos a las personas organizadoras de fiestas que cuenten con asistencia sanitaria que pueda dar auxilio de manera inmediata y que esté capacitada para dar respuesta a este tipo de situaciones. A las personas que han decidido consumir por esta vía, algunas recomendaciones dirigidas a minimizar el riesgo de padecer una sobredosis: Si se trata de heroína hay que tener en cuenta que es una sustancia que no pasa por ningún tipo de control médico, por lo tanto se desconoce su pureza. En este sentido es importante primero catarla en dosis pequeñas, dividir la dosis para saber cómo le sienta. La tolerancia juega un papel muy importante en las sobredosis. Tanto con la ketamina como con la heroína, aumenta y se pierde muy fácilmente. Si se lleva tiempo sin consumir es importante reducir la cantidad de consumo. La mezcla de sustancias también incrementa gravemente el riesgo de sobredosis, por lo que especialmente se debe evitar la mezcla con alcohol, roches y metadona. En caso de encontrar a alguien en sobredosis, lo primordial es llamar inmediatamente a una ambulancia, no abandone el lugar hasta que no llegue la asistencia médica. En nuestras intervenciones además hemos detectado prácticas de inyección muy riesgosas: se comparte material de inyección, se realiza en espacios poco salubres y en condiciones higiénicas muy precarias. Compartir material de inyección implica un alto riesgo de contagio de VIH y Hepatitis B y C. Consumir en espacios y condiciones poco higiénicas puede provocar infecciones muy graves que en algunas ocasiones derivan en ingresos hospitalarios e incluso la muerte. Por eso, desde Échele Cabeza se recomienda: utilizar siempre material de inyección nuevo, consumir en lugares con luz, en una superficie limpia y donde haya agua corriente para limpiar la zona de inyección antes y después del consumo. Por último, se han observado también malas prácticas de inyección, dificultades en encontrar las venas y en diferenciarlas de arterias y nervios. Esto provoca el deterioro y colapso de las venas, además de aumentar también el riesgo de padecer infecciones. Las recomendaciones desde Échele Cabeza es que antes de consumir se informe con algún personal de salud en la forma más adecuada de proceder. Para mayor información, Échele Cabeza dispone de asesoría profesional que le puede brindar información útil y oportuna sobre cada uno de los aspectos mencionados, respetando la confidencialidad y desde el total anonimato. Visite nuestras páginas web : www.echelecabeza.com y http://www.proyectocambie.com/  


Alerta informativa en Drogas N° 1

1 – Según estudio de Minjusticia y CTI, el 63% de lo que en las calles se vende como cocaína es base de coca y sólo el 37% es clorhidrato de cocaína. El levamisol (sustancia altamente tóxica) fue uno de los adulterantes encontrados en cerca de un 21% de las muestras. Para Bogotá en promedio las muestras oscilan entre un 50% y 75% de pureza. Se recomienda precaución en la cantidad que se administra. 2 – De manera preliminar en Colombia, gracias a información suministrada por personas usuarias, identificamos comprimidos de éxtasis con alta concentración de MDMA. Comparado a resultados en España, fue posible cotejar la existencia de comprimidos hasta con 140 miligramos. Desde luego, ingerir una dosis completa en este sentido aumenta los riesgos. Se recomienda consumir inicialmente un cuarto o media pastilla, tomar mucha agua y no mezclar con licor o estimulantes como la cocaína. 3 – La marihuana conocida como cripi o cripa está presentando porcentajes de THC entre el 12% y el 20%, mientras que la “regular” varía entre el 2% y el 8%. Dada condición aumenta el riesgo de desarrollar tolerancia, desencadenar dolores de cabeza fuertes y situaciones de crisis, especialmente en las personas más jóvenes. Se recomienda no fumarla en las mismas cantidades que la “regular”. 4 – El LSD (ácido o tripi) fue identificado como la segunda sustancia de consumo entre población universitaria. Se desconocen los adulterantes presentes en las presentaciones en cartón. Hay reportes de ”ganas de vomitar, mareo instantáneo, sabor muy amargo, adormecimiento de la boca, sensación de dientes sueltos”. Energy Control reportó presencia de 25I-NBOMe (2CI). Se han referido hospitalizaciones y muertes relacionadas con sobredosificación de esta sustancia. Recomendable comenzar con dosis bajas (1/8). No consumir si las características organolépticas (sabor y sensación en la boca) son muy diferentes de lo normal. 5 – Se detecta un aumento considerable del uso de heroína por vía inyectada, con los riesgos de sobredosis que dicha práctica implica: 3 muertes en las últimas tres semanas y 8 casos en los últimos seis meses. Existen algunas medidas que reducen las posibilidades de padecer sobredosis: a) evitar mezclar sustancias; b) nunca consumir en solitario; c) tener presente la pérdida de tolerancia si se ha estado días sin consumir; y d) probar en dosis más pequeñas de lo acostumbrado si se cambia de jíbaro, o se trata de heroína de diferente partida a la usual, debido a que puede cambiar el grado de pureza. Para más información consulte www.proyectocambie.com 6 – En dos muestras analizadas de 2C-B por separado en marzo y diciembre de 2012 respectivamente, se encontró para la primera “ketamina, metilsalicilato y un diluyente que no hemos identificado, nada de 2CB”. Respecto a la segunda, “anfetamina, MDMA y una cantidad menor al 30% de 2C-B”. En otro análisis de 2C-B realizado en la fiesta de cierre del Bogotrax ese mismo año quedó comprobado que ninguna de las dos muestras suministradas contenía tal sustancia. De lograr adquirirla, que sea antes de la fiesta y mediante una fuente de “confianza”. RESPONSABILIDAD, CUIDADO, COMPAÑÍA, COMIDA, DOSIFICACIÓN, AGUA, TRANQUILIDAD. Échele Cabeza es un proyecto de: www.acciontecnicasocial.com


2CB adulterado y falso

Opinión: Vulcano para Échele Cabeza La prensa y la policía promueven el consumo, desinforman a las personas usuarias de sustancias psicoactivas y ponen en riesgo su salud.   Desde que en octubre de 2012 la revista Semana publicó un artículo titulado “La droga 2CB, la ‘traba’ de élite” se evidenció la existencia de esta sustancia psicoactiva en el mercado colombiano, posicionada para ese momento como una droga de “élite”, de “clase alta”, costosa y de mucho placer, que toda persona debía comprar para “pertenecer” y adquirir “estatus”. Desde entonces, se empezó a construir la leyenda de una droga, pues nadie, ni el mismo periodista, había podido comprobar la historia de su procesamiento y arribo a Colombia. Debido a los coletazos de esta noticia, las calles empezaron a verse cada más inundadas de bolsitas con polvos de colores bajo el nombre de 2CB. Como se dio a conocer en la Alerta informativa en Drogas N° 1 de febrero de 2012, en dos muestras analizadas de 2C-B por separado en marzo y diciembre de 2012 respectivamente, se encontró en “ketamina, metilsalicilato y un diluyente que no hemos identificado, nada de 2C-B”. Respecto a la segunda, “anfetamina, MDMA y una cantidad menor al 30% de 2CB”. En otro análisis de 2C-B realizado en la fiesta de cierre del Bogotrax ese mismo año quedó demostrado que ninguna de las dos muestras suministradas contenía dicha sustancia. Como bien lo dijo el dealer entrevistado para el periódico El Tiempo “La gente está comprando ahora mucho el 2CB por la novedad y porque los medios hasta ahora la están mencionando todo el tiempo. Antes era más exclusiva, aunque, para mí, mejor, porque se vende más”. No es difícil inferir cómo entonces, gracias a un artículo de la revista Semana que ubicó la sustancia entre un consumo de élite, la gente empezó a demandarla y dealers principiaron a distribuir algo que no lo era, aprovechando el boom mediático, la ignorancia de la policía y las personas usuarias. Encima de todo, para cerrar semejante capítulo de difusión, publicidad y promoción del consumo de 2CB orquestado desde la revista Semana, en enero de este año indicaron cómo era una sustancia de “modelos, reinas, actores, políticos y miembros de una parte de la denominada alta sociedad bogotana”, algo que apoyado en el complejo de la clase media arribista, difundía aún más el consumo entre la población más jóven, ávida de conocer las experiencias de los sectores más ricos y poderosos, de sus estrellas de televisión, de sus referentes artísticos, de esas personas que representan lo que ella quiere ser algún día, una “wannabe middle class”. El día de hoy 17 de marzo el periódico El Espectador, caracterizado por un manejo responsable de la información en drogas durante el reciente periodo, publica ligeramente el artículo “Cae cargamento de 3.380 dosis de droga sintética en Cali”, reportaje que empieza por tratar al 2CB como un “alucinógeno” cuando sus propiedades en dosis altas son psicodélicas, luego continúa haciendo eco de las declaraciones erradas de la policía cuando indica que las muestras analizadas dieron “positivo para anfetaminas, en este caso 2CB”, siendo que el 2CB es una feniletilamina (derivado anfetamínico) pero con efectos, riesgos y consecuencias muy distintas entre ambos sintéticos. El artículo no cita ninguna fuente para indicar que el 2CB es un compuesto de “herbicidas, analgésicos, laxantes, antihistamínicos, cafeína, viagra e incluso anestésicos de uso veterinario” y remata cuando indica que “intensificando los sentidos, generando desinhibición y empatía con el entorno y alentando el deseo de moverse y bailar (alto grado estado de excitación), es por eso que comúnmente es utilizada en fiestas, bares y discotecas”, dejando en el ambiente sus efectos placenteros e impulsando el consumo. Para terminar confunde la sigla de la Dietilamida de ácido Lisérgico (LSD) con las pantallas de los televisores y computadores (LCD) ¡Nunca se ponga un LCD debajo de la lengua, eso sí debe ser dañino! En conclusión, queda demostrado una vez más que la desinformación de la prensa, el afán del sensacionalismo y la falta de formación de la fuerza pública terminan por promover el consumo, empujando a personas usuarias de estrategias de prevención inútiles a caer en riesgos innecesarios, por confiarse de la idoneidad de estas dos instituciones para suministrar información pertinente a sus inquietudes, algo que por supuesto no han de obtener. Me surge pues una pregunta, ¿la revista Semana o acaso miembros de su equipo de periodistas tendrán parte en el negocio? No entiendo cómo Carlos Eduardo Huertas, reconocido editor de esta publicación y jurado en el seminario para periodistas de la IV Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas realizada en diciembre de 2012 en Bogotá, deja pasar o permite la difusión de este tipo de información. Existen muchos manuales internacionales para el manejo del tema de drogas en los medios de comunicación, ya es hora que los ministerios de Salud y Protección Social, así como de Justicia y del Derecho promuevan uno. Con estos enemigos de las drogas y el narcotráfico, para qué amigos, aunque ¡con esta publicidad, para qué más! Se hace evidente la promoción del consumo por parte de los medios otra vez. Por lo tanto, si quiere conocer más sobre 2CB, mejor consulte gente experta.


Confirmado: el LSD que se está vendiendo en Colombia no lo es y el 2CB está adulterado

Alertas pero sin pánico Como lo informó durante este año el proyecto Échele Cabeza cuando se dé en la cabeza basado en tres alertas tempranas: i) Alerta informativa en Drogas N° 1, emitida en febrero, ii) Alerta 2CB adulterado y falso, del mes de marzo, y iii) Alerta “Dudas sobre la calidad del LSD en Colombia”, hoy el Observatorio Nacional de Drogas de Colombia confirmó lo que evidenciábamos: el LSD que se vende masivamente en Colombia no lo es y el 2CB está adulterado, especialmente con ketamina. Con relación al LSD, el Observatorio indica que “los análisis químicos realizados a muestras obtenidas en Bogotá D.C., Manizales y en Pereira, permiten confirmar que éstas no contenían LSD sino que en realidad esta sustancia corresponde a 25B-NBOMe y 25C-NBOMe, estos hallazgos confirman que actualmente se venden estas nuevas sustancias como si fuera LSD”. Agrega la Alerta que “estas sustancias actúan potenciando los receptores 5 HT2 de la serotonina (que es el neurotransmisor que entre otras funciones tiene: regular el ciclo sueño-vigilia, los umbrales convulsivos y los movimientos coordinados), por esta razón alteran la regulación de estas funciones y producen efectos agudos como: episodios psicóticos, crisis de pánico, cuadros de despersonalización, insomnio y pueden llegar a producir cuadros convulsivos generalizados similares a un estatus epiléptico. En las crisis de pánico existe un alto riesgo de que el individuo presente intentos de suicidio o episodios de psicosis paranoide severa”. Esta Alerta nos permite entender muchos de los mensajes e historias que las personas usuarias en Colombia nos han contado, en que han denunciado gente que se desnuda, alguna mareada y vomitada, otra que entra en crisis, padecimientos de alucinaciones paranoicas y de memoria borrada, por mencionar sólo algunos casos. Debido a tal razón y antes de caer en un pánico mediático y mortal, es necesario saber qué hacer. El proyecto Échele Cabeza cuando se dé en la cabeza de la Corporación Acción Técnica Social–ATS–, apoyado por la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá, el Ministerio de Salud y Protección Social, con asesoramiento de Energy Control (España), ha logrado establecer una alianza con el Observatorio Nacional de Drogas de Colombia motivado en realizar análisis detallados de sustancias psicoactivas tanto para identificar componente activo, como adulterantes, entre otros aspectos. Así, las personas usuarias de este tipo de sustancias podrán conocer y gestionar los riesgos asociados al consumo, aunque también el Sistema de Salud del país estará preparado para reaccionar de forma oportuna y adecuada. Según alerta del Observatorio, con relación al 2CB, el principal hallazgo determina que “análisis químicos realizados, permiten confirmar que estas drogas no contenían 2C-B sino que su principal componente es ketamina”. Agrega, “estos hallazgos confirman que actualmente se ponen en el mercado drogas supuestamente novedosas que en realidad se componen de otras sustancias psicoactivas. Además se engaña a los consumidores con altos precios que se pagan sin saber qué se está comprando en realidad”. http://www.suicad.com/ALERTA%202%20-%20LSD.pdf No es LSD, ¿qué es entonces? - Compre a proveedor/a de confianza. - Inicie el consumo con dosis muy mínimas (1/8) y espere la reacción. - Si percibe sensaciones en sabor diferentes a las normales como amargura, ganas de vomitar, taquicardia, dientes débiles, suspenda su consumo. Las principales recomendaciones de Energy Control frente a estas sustancias son: - Pueden tardar en subir unas 2 horas. Se recomienda no redosificar hasta que haya pasado este tiempo y se haya notado todo su efecto. - Redosificar puede incrementar el riesgo de toxicidad y de sobredosis accidentales. - Tenga precaución al mezclar con otras drogas de efectos empatógenos como MDMA, ya que algunas fenetilaminas psicodélicas se potencian mucho. - Recomendable no mezclar con otras drogas, incluido el alcohol, ya que pueden aumentar los efectos tóxicos. En el caso de hacer estas mezclas, se recomienda disminuir la dosis de cada sustancia por lo menos a la mitad. - Puede producir tolerancia y tolerancia cruzada con otras sustancias psicodélicas. - Dado que haya crisis no pierda la calma, siempre pasa, esté acompañado y busque ayuda profesional. - No es aconsejable consumir 25I-NBOMe junto con compuestos IMAO, porque pueden ocurrir efectos adversos. Tanto MAO-A como MAO-B son los enzimas principales en la metabolización de la 25I-NBOMe. Inhibirlos puede comportar aumentar los efectos tóxicos y el tiempo de duración de los efectos, ya que permanecería mucho más tiempo en la sangre. Infórmese acerca de esta sustancia y prepárese para tener precaución con usted y sus amistades. Semejante alerta del Observatorio llama la atención de las personas con antecedentes convulsivos (febriles de la infancia, traumas craneoencefálicos, hipoxia al nacer o cuadros de epilepsia que hayan recibido o estén recibiendo tratamientos con fármacos antiepilépticos), personas con migraña o hipertensas. Se recomienda que alguien con estos antecedentes se abstenga de su consumo en forma absoluta, ya que el riesgo de muerte, psicosis aguda y crisis de pánico se multiplica con el uso de estas sustancias adulteradas, además de no mezclarlas con cafeína, cocaína, éxtasis u otros análogos de las anfetaminas porque sus efectos se potencian. Recuerde, échele cabeza cuando se dé en la cabeza.


Todos los derechos reservados | Acción Técnica Social- ATS
Échele Cabeza©2014